Símbolos institucionales 2018-05-11T15:34:37+00:00

SÍMBOLOS INSTITUCIONALES

LA BANDERA

Está conformada por tres bandas horizontales de igual tamaño: Dos azules en los extremos y una blanca en el centro. El azul rey y el blanco son definidos como colores corporativos de las Hermanas. Dominicas de la Presentación, Heráldicamente el color blanco es el símbolo de la pureza que debe adornar a todo estudiante de la Presentación, tiene además la significación de transparencia en el obrar y la verdad; el azul rey significa la sencillez que debe caracterizarlos; significa además, justicia, perseverancia, vigilancia. La bandera lleva en el centro el escudo de los colegios de la Presentación.

ESCUDO

El escudo de los estudiantes de la Presentación consta de un sello con fondo blanco, donde se encuentra la inscripción: COLEGIO DE LA PRESENTACIÓN y su lema universal: PIEDAD, SENCILLEZ, TRABAJO. Al centro y sobre un fondo azul celeste se halla esculpida una abeja dorada, EL FONDO BLANCO del disco, simboliza para los estudiantes de la Presentación, la armonía, la sencillez de su lema. En el centro del escudo se ubica el mundo que nos sitúa como integrantes del planeta y nos hace ver la grandeza, pero a la vez la pequeñez de nuestra tierra en el universo. Significa la presencia de las Hermanas Dominicas de la Presentación en los cinco continentes y la multiplicidad de relaciones que se establecen entre los hombres y mujeres del planeta Sobre el mundo, ABEJA como símbolo del trabajo constante y discreto, constructor permanente de un mundo nuevo y posible para todos y todas, de hondo sentido social. Este, tiene un valor trascendente cuando se proyecta en el tiempo hacia la eternidad y se realiza en relación directa con el deber y la propia misión que nos envía al encuentro con todos los hermanos, los hombres y mujeres y con el Padre del cielo. El trabajo es la más pura expresión de la vida evangélica que se traduce en el “servicio” y es distintivo de la Congregación desde sus orígenes Todo el conjunto está enmarcado en una decena del ROSARIO. Representa la piedad que debe inspirar la vida de un estudiante de la Presentación, expresión del vínculo que le une con la Virgen María, Reina de la Presentación.

EL LEMA

La Familia Presentación inspirada en la misión evangelizadora de la Educación adapta como lema para todas sus estudiantes en el mundo: Piedad, Sencillez y trabajo.

PIEDAD: Del latín piĕtas, la piedad es la virtud que inspira devoción a las cosas santas por el amor a Dios. También se trata de la virtud que se traduce en actos de amor y compasión al prójimo. Término utilizado como sinónimo de misericordia.

El concepto está vinculado a la religiosidad y a la espiritualidad como algo semejante a la humildad. Es una virtud que supone subordinación a Dios y solidaridad con el resto de las personas sin ningún tipo de distinciones.

SENCILLEZ: Es apertura de corazón. Es dejar entrar a Dios en el alma. Es ser sin pliegues, sin fisuras. Es apertura de corazón a Dios, que es mi creador, para que Él entre, se pasee como Dios y Señor de mi huerto, de mi palacio. La sencillez nos ayuda a derrumbar los ídolos que nuestro corazón adora. La sencillez me permite ofrecer mi corazón a Dios para que Él obre a través de mí. También es apertura de corazón a mis hermanos: en un corazón sencillo hay prontitud para perdonar, para ayudar, para hacer presencia. Sencillez es actuar sin ostentación, es simpleza. Profesar y vivir la sencillez es darle cabida en la propia vida, en el propio ser a la verdad, a la armonía a la integridad.

TRABAJO: Tiene relación con el pan, con la vida, con el deber y con la propia misión con todos los demás hombres y con el Padre de los cielos. Marie Poussepin enseñó a trabajar para ganarse la vida. El trabajo, para ella, es el aporte personal donde el “oficio” de cada hermana a la subsistencia de la comunidad, es proveer por sí misma a sus necesidades. El trabajo le permite, a cada una “participar en al obra común y asistir a los pobres sin ser carga para nadie” Para las hermanas, hoy, el trabajo es un derecho y un deber; es un medio para la autorrealización personal y es una contribución a la humanización del mundo. El trabajo implica una relación hombre – mundo, una relación hombre – sociedad. El trabajo encuentra su significación profunda en la dialéctica “tiempo de trabajo, tiempo de reposo”; esta última, como elemento esencial para la humanización del hombre. Para quien labora en la Presentación el trabajo sobrepasa la finalidad netamente económica y utilitarista que le da el hombre moderno y se convierte en espacio de salvación del hombre y del mundo. A través de él, el hombre y la mujer se hacen partícipes de la creación y de la redención. Urge visionar el trabajo como un medio excelente de realización personal y como forma de expresar fraternidad en el compartir (Las anteriores características son una adaptación de los planteamientos hechos por la Hna María Aracely Gutiérrez Escobar en Pensamiento Pedagógico de Marie Poussepin. Centro de Publicaciones UCM, Manizales, 2007)

HIMNO

Composición musical donde la autora, en forma poética expresa sentimientos profundos del espíritu que anima al estudiante de la Presentación. Es una invitación a integrar en la vida de cada uno la filosofía institucional.

Coro

En espíritu todos unidos En abrazo fraterno de amor, fresca savia de tronco robusto, sueño azul de la Presentación

De ideales conquista gloriosa codiciándolo está el corazón cual cosecha de estrellas fulgentes y trigales en constelación.

Nuestras almas cual linfas bullentes sean cáliz de todo sabor ritmo alegre y eterno que late al latir La Presentación.

Juventud animad vuestro brazo nuestro pecho se enciende en ardor y marchemos las manos unidas como hermano y hermana hasta Dios.

En panales de amor libar pueda corazones piedad y virtud cuando posen su planta en el mundo en sus huellas florezca la luz.

Todo alumno entronice en su vida esta sola palabra: verdad sencillez el crisol de sus obras y el camino de su integridad

Del deber en el yunque sagrado el trabajo también redentor pueda hacer nuestra vida fecunda para darla y servir, la hizo Dios.

Tras las huellas que suben al templo coloquemos del alma la flor ella, guía, modelo y ejemplo Y tras ella, la presentación.